Odontología conservadora

Odontología conservadora

El propósito principal de la Odontología es conservar todas las piezas dentales, ya que un diente natural no puede ser superado por ningún implante artificial.

La odontología conservadora se utiliza para restaurar las zonas dañadas por caries u otras afecciones. Se limpia y trata el tejido dañado sin afectar al resto del diente y, posteriormente, se sella la zona tratada con un material artificial de restauración; es lo que se denomina obturación o empaste.

Cuando la profundidad de la lesión es muy grande y afecta a la pulpa dentaria, se debe realizar una endodoncia, en la que se extrae dicha pulpa (desvitalizar o “matar” el nervio) y posteriormente se realiza el sellado o empaste. Cuando la destrucción del diente es muy importante se realiza su reconstrucción.

Los procedimientos que habitualmente se utilizan en odontología conservadora son:

• Obturación / Empaste
• Recubrimiento pulpar
• Endodoncia
• Reconstrucción dental